CAFÉ & NEGOCIOS | EL OBSERVADOR

Un emprendimiento que ayuda a organizaciones sociales a captar más fondos

POR VICTORIA MUJICA

19 de septiembre de 2018

“Siempre me gustó la comunicación y el marketing, ¿no se nota?”, pregunta Joaquín Trinidad (27). Este joven emprendedor habla entusiasmado y le dedica varios minutos a cada uno de los proyectos en los que participó antes de fundar CleverFunds, una “empresa social” –así la denomina- que ayuda a las organizaciones de la sociedad civil, movimientos y eventos con impacto social positivo, a profesionalizar su gestión de fondos.

Trinidad conoce en profundidad al que denomina “tercer sector” o de organizaciones sociales, ya que comenzó trabajando a los 16 años como voluntario en Desem Jóvenes Emprendedores, participando también en el equipo de comunicación institucional, colaborando en el diseño web y gráfico. “Siempre fui autodidacta. Creo que esa es una característica transversal a todos los emprendedores”, apunta. Es por eso que, aunque consiguió una beca para cursar la carrera de Administración de Empresas en la Universidad Católica, siempre sintió que más allá de lo teórico; necesitaba la práctica que no le brindaba una carrera universitaria.

En un momento se desempeñó como asistente de la dirección en la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) y también, junto a un amigo, fundó su primer emprendimiento, que brindaba soluciones de branding y comunicación.

Fue en Endeavor, organización que apoya a emprendedores, en donde dice haber conquistado su primer hito: la consolidación del programa Emprendemos Juntas, que busca promover el emprendimiento femenino e impactar en emprendedoras que forman parte de la cadena de valor de Coca-Cola. Durante cuatro años fue jefe de Desarrollo Institucional, y era el encargado diseñar y ejecutar un plan de sustentabilidad para la organización en el mediano plazo. “Bajo la dirección de Laura Raffo, aprendí que había que pasar de la micro a la macro captación de fondos. Con un departamento desarrollado y una metodología práctica comercial, se podía pasar de tener muchos sponsors de US$ 1.000 a tener grandes socios a los cuales le puedas dedicar tiempo, para que se cree una relación a largo plazo y se pueda hacer un sustento de la misión”, comentó.

«El tercer sector tiene una misión social muy fuerte, cada vez tiene más demandas como agente de cambio en la sociedad y tiene que aprender a hablar en el lenguaje del mundo privado»

Continúa en nota orignial.